publicidad

Análisis: Cámara Canon EOS 80D

EOS 80D LCD Open FSL

Aunque hace tiempo que Canon ha conseguido despistarnos intercalando nuevas categorías entre la gama profesional y el resto, hubo una época en que el papel de “semiprofesional” estaba claramente asignado a las cámaras de la decena y la D. La 80D asume, de alguna manera, ese perfil, pero por momentos parece pensada más bien para atraer a los entusiastas de la grabación de vídeo.

Ésta pequeña réflex es capaz de mezclar números y logros realmente importantes con aspectos y detalles propios de una cámara profesional. La sensación general es muy buena y su rendimiento, sobre todo con el Canon EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM con el que realizamos la prueba, muy convincente y capaz de enfrentarse a todo. Desde el primer momento, la 80D deja claro el potencial de los 24 megapíxeles de su sensor CMOS  APS-C de 22,3 x 14,9 mm, su sistema de enfoque de 45 puntos de tipo cruz y su potente procesador DIGIC 6. Todo ese potencial en combinación con un ISO máximo de 16.000 (sin forzar), un sensor de medición RGB+IR de 7.560 píxeles, una gran pantalla táctil y abatible, y un visor pentaprisma capaz de cubrir la totalidad del encuadre, hacen de la 80D una cámara ágil, precisa y muy fiable. Es lógico ya que estamos ante una réflex de 1.300 euros sin objetivo y la calidad debe ser acorde al precio del producto.

No obstante, este modelo también tiene algunos puntos mejorables. La construcción no está mal y da la sensación de poder soportar duras jornadas fotográficas, pero el diseño no es demasiado equilibrado y no agradará mucho a los fotógrafos tradicionales. Por ejemplo, la rueda posterior de selección es algo pequeña, casi de cámara compacta, y está desplazada excesivamente hacia la parte inferior. Ello complica la revisión de las fotos, y afecta negativamente a la navegación por los menús.

Dejando a un lado detalles como ese, no hay mucho que objetar a una cámara que sirve para casi todo y que casi todo lo hace bien. Ofrece un gran rendimiento en condiciones de escasa iluminación, hace ráfagas de 7 fotos por segundo y cuenta con una total conectividad inalámbrica mediante Wi-Fi, lo que permite tanto el envío de imágenes como el control de la cámara desde un dispositivo móvil.

Sin grabación 4K

Todo apunta a que la 80D parece pensada para exprimir su función de vídeo y por ello sorprende que Canon no haya incorporado grabación 4K. Ya sea porque la marca nipona lo guarda para otros modelos superiores o porque no lo cree oportuno, la 80D es capaz de grabar en 1.920 x 1.080 a 60 fps con sonido estéreo. Por otro lado, cuenta con accesorios como el adaptador PZ-E1, diseñado para motorizar el zoom del EF-S 18-135 mm a la hora de grabar vídeo.

canon

La 80 D sorprende por su rango dinámico y su nitidez, excelente tanto en el centro como en las esquinas. También destaca la riqueza de matices en los colores.

Puntuación Desglose


Características
10
Diseño/Manejo
8
Rendimiento
8
Calidad/precio
8

Opinamos…

Una cámara atractiva, con mucha calidad, altas prestaciones y un rendimiento cercano al nivel profesional. El diseño, muy interesante sobre todo para los amantes del vídeo, pero tiene algunos detalles y acabados que podrían mejorarse. La conectividad es muy completa.
8.5
Puntuación total



No hay comentarios

Añadir más