publicidad

Análisis: Canon PowerShot G7 X

DCM158.kit_powershotg7.front_cutout 48828b17450d4689907d2a637f0c

El pulcro diseño exterior de la G7 X esconde un nuevo sensor de una pulgada con 20,2 millones de píxeles y un motor de procesamiento Digic 6, lo que la sitúa por delante de la G16 y la S120 dentro de la gama PowerShot, pero por debajo de la Canon G1 X Mark II (que tiene un sensor de 1,5 pulgadas o de 18,7 x 14 mm).

Como otras cámaras compactas, la G7 X con un precio de 590 euros tiene un objetivo no intercambiable. Canon ha optado por una versátil óptica f/1.8-2.8 equivalente a un 24-100 mm. Permite usar los modos Manual, Prioridad de Apertura o Prioridad de Obturación pero también incluye opciones automáticas para el fotógrafo menos experimentado. Es posible guardar las imágenes en formato Raw o JPEG (o en ambos simultáneamente).

Otras características destacadas son la pantalla LCD táctil de 1.040k puntos, conexión Wi-Fi, tecnología NFC, un rango ISO de 125–12.800 y una velocidad máxima de disparo continuo de 6,5 fotogramas por segundo con el enfoque fijado al principio de la secuencia o 4,4 fps con AF continuo. Es posible disparar hasta 692 imágenes en ráfaga.

Fabricación y manejo

La G7 X es algo más grande que la S120 y tiene apariencia de mayor calidad. Al contrario que la S120, el botón de modo en la G7 X está situado en el centro del anillo de compensación de la exposición, con cifras en torno a +/-3EV, lo que permiten un rápido ajuste de este parámetro. El anillo de control que rodea el objetivo puede configurarse para ajustar la apertura, sensibilidad, enfoque manual, balance de blancos, distancia focal, rango dinámico, corrección de sombras y relación de aspecto, además de una opción personalizada. Canon ha dado al anillo del objetivo el nivel adecuado de fricción para que no se accione de forma involuntaria. Además, hace clic al rotar para indicar que se ha producido un cambio.

Aunque la pantalla ofrece mucho detalle, sufre reflejos si hay luz brillante. En el lado positivo, responde rápidamente al tacto. Por otro lado, resiste bastante bien las huellas.

Rendimiento

Las imágenes de la G7 X suelen tener buen aspecto recién salidas de la cámara, con una exposición correcta, agradables colores y un buen nivel de detalle. El sistema de AF es rápido y preciso en condiciones de luz diurna.

Las imágenes captadas con ajustes de sensibilidad bajos tienen un aspecto excelente, pero al 100% se aprecia un visible ruido de luminancia en imágenes captadas a ISO 400 y superior. Las zonas de detalle fino tienden a ser interpretadas como un tono lavado y un tanto uniforme; pero en tamaños normales de visión los resultados son estupendos. Las imágenes tienen buen aspecto hasta ISO 6.400; a partir de ahí, las imágenes JPEG pierden detalle. Pero las imágenes captadas a ISO 12.800, el valor más alto disponible, pueden ser usadas a un tamaño de 13 x 15 cm.

Las fotos captadas con el punto más largo del objetivo son nítidas pero pierden calidad en las esquinas. Las captadas en el punto más estrecho bajan en calidad. Al 100% tienen esa distorsión que convierte el punto en lágrima, algo que se aprecia sobre todo en las esquinas.

Puntuación Desglose


Prestaciones
8
Construcción
10
Imagen
8
Calidad/precio
6

Opinamos…

Una de las mejores CSC de Canon. El excelente manejo y la buena calidad de imagen hacen de la G7 X una magnífica compacta. El único punto negativo es la ausencia de visor.
8
Puntuación total



No hay comentarios

Añadir más