publicidad

Análisis: Fujifilm Square Instax SQ6

SQ6_016

ANALÓGICA, esta es la tarjeta de presentación de la nueva Instax SQ6 de Fujifilm. Una cámara que hará las delicias de todos los amantes de lo retro gracias a su diseño y a sus copias en formato cuadrado. ¿Quién nos iba a decir que, pasados tantos años, nos iba a parecer todavía algo mágico el revelado instantáneo?

La cámara cuenta con una hilera de siete iconos, con sus respectivos indicadores luminosos, que muestran el modo de disparo que está activo y que se pueden configurar fácilmente a través del botón “mode”. Los modos de disparo disponibles en este modelo son: automático, autorretrato, macro, paisaje, exposición doble, más clara y más oscura. Los otros dos botones disponibles permiten activar el disparador automático y el flash.

La cámara cuenta con un flash con posibilidades artísticas, gracias a que incorpora tres filtros de color estroboscópicos que pueden sujetarse al flash para otorgar una tonalidad naranja, púrpura o verde. Además, como antaño, un pequeño espejo nos ofrece la posibilidad de realizar, de una forma eficaz y sencilla, nuestros autorretratos preferidos.

 

La SQ6 también cuenta con una rosca para usar un trípode y un visor que no es muy cómodo al estar a la derecha, aunque tampoco es algo traumático. El mantenimiento de la Instax Square SQ6 no es barato, pues la película se vende en cartuchos de diez copias que cuestan alrededor de doce euros. En la práctica, las copias salen más caras que las realizadas con una impresora de sobremesa pero se trata de otro concepto totalmente diferente, ya que cuenta a su favor con la inmediatez y ese halo entre lo clásico y lo misterioso.

Facilidad ante todo

Cambiar los cartuchos es muy sencillo: basta con apretar el botón superior que se encuentra en la parte posterior de la cámara y abrir una amplia portezuela que permite extraer e instalar los cartuchos. En la esquina inferior derecha de la parte posterior de la cámara podremos visualizar las fotos que quedan gracias a un pequeño marcador. La reproducción del color de las copias es un poco cálida y además hay abundante contraste, de manera que los detalles más sutiles de las iluminaciones tienden a desaparecer. Pero, como su propósito es el de captar recuerdos, esto no debería resultar demasiado problemático.

SQ6_print_image_01

El diseño de la cámara evoca la pasión por la fotografía analógica. Está disponible en tres acabados: oro rojizo, grafito gris o blanco perla. El precio de la película Instax Mini es de 11,90€.

Con un marcado diseño clásico, la nueva Instax Square SQ6 es una cámara instantánea de formato cuadrado que  nos retrotraerá a aquellos nostálgicos años de la fotografía analógica. El precio de la cámara es de 139 € y el precio de la película Instax Mini, en cartuchos de 10 copias, es de 11,90 €.

CARACTERÍSTICAS

Resolución 800 x 800 puntos, 318 ppp
Tamaño de imagen 62 x 62 mm
Tiempo de revelado 90 segundos
Objetivo Retráctil, dos componentes, dos elementos f=65,75 mm, 1:12,6
Visor Galileo invertido 0,4x, (punto objetivo)
Enfoque 3 rangos accionados por motor 0,3 m – 0,5 m; 0,5 m – 2 m; 2 m – ∞
Capacidad Cartucho 10 copias
Autonomía 300 imágenes
Batería Dos Pilas de litio CR2/DL CR2
Peso y dimensiones 393 gramos y 118,7 x 128,1 x 58,1 mm

Puntuación Desglose


Características
8
Diseño/Manejo
9
Rendimiento
8
Calidad/precio
8

Opinamos…

Aunque las copias resulten caras, la Instax Square SQ6 es un concepto diferente que pretende trasladarnos en el tiempo y proporcionarnos otra visión de la fotografía.
8.3
Puntuación total

Las cosas buenas

  • Un atractivo y cuidado diseño
  • Fotos instatáneas
  • Flash con posibilidades artísticas

Las cosas malas

  • No dispone de pantalla
  • No se pueden editar las fotos
  • No tiene memoria



No hay comentarios

Añadir más