publicidad

Análisis: Fujifilm X30

lx100

Si preguntásemos cuál sería la cámara ideal, después de mucho cavilar, el fotógrafo más experimentado o el que apenas está dando los primeros pasos acabarían respondiendo lo mismo: una compacta con la calidad de una grande. Siempre ha sido así, pero hasta hace poco eso no era posible… y cuando lo fue, no había casi nadie capaz de pagar su precio.

Resulta importante recalcar esas cuestiones porque cuando aparece una cámara como la Fujifilm X30, es muy probable que el 80% de los fotógrafos hayan encontrado lo que andaban buscando. El resumen es sencillo: una compacta bonita y de calidad, perfectamente construída, con un rendimiento a gran altura y un precio razonable. Después podemos entrar en los detalles y hablar de un diseño retro muy atractivo, dimensiones perfectas, una óptica de calidad, un sensor de última generación ambiciosa, un visor electrónico muy conseguido… pero es acertando en lo fundamental donde Fujifilm puede ganar la batalla.

La X30 es una gran cámara que parece huir de los grandes números o de todo lo excesivo, apostando por unos comedidos 12 megapíxeles con un sensor X-Trans CMOS II de 2/3″ y una lente Fujinon 7,1-28,4 mm (equivalente en 35 mm a un 28-112 mm) con un zoom óptico 4X y una excelente luminosidad de f/2-2.8. Aunque hay más calidad que cantidad, es obligado destacar su nuevo visor electrónico OLED de 0,39 pulgadas y. 2.360.000 puntos, que cubre el 100% y apenas sufre retardo. La otra gran novedad, el anillo frontal con distintas funcionalidades, es una ayuda importante que agradeceremos a la hora de realizar ajustes manuales.

En lo que se refiere al rendimiento general de la X30 y la calidad de sus imágenes la verdad es que es excelente en ambos casos. Muy rápida, eficiente y con un manejo ejemplar incluso en manos no expertas, las fotos están a la altura de lo que se espera de una cámara de alta calidad.       

Buena para todo

Aunque una compacta siempre invita a disfrutar de sus modos automáticos y escenas, en esta ocasión tenemos que recomendar, por su fácil manejo y precisión en los ajustes personales, exprimir el potencial de la X30 en sus modos manuales. La oferta de modos no es novedosa pero si muy completa y los estilos de foto “Made in Fuji”, algo digno de disfrutarse. Fiable en sus mediciones, posee un gran rango dinámico y en condiciones de baja iluminación su comportamiento es mejor que el de la gran mayoría de las compactas. En cualquier caso, exprimir su buen sistema estabilizador y no pasar de 4000 ISO será siempre lo mejor. Por último, destacar que la X30 cuenta también con conexión Wi-Fi, una rágafa de 12fps en máxima resolución y que es capaz de grabar vídeo en 1920 x 1080p a 50p.

Puntuación Desglose


Características
10
Diseño/Manejo
10
Construcción
10
Calidad/precio
8

Opinamos…

Una compacta realmente buena. Casi perfecta, ofrece más calidad que cantidad y es ideal para cualquier usuario.. El nuevo visor rinde de maravilla y las otras mejoras la sitúan en primera línea.
9.5
Puntuación total



No hay comentarios

Añadir más