publicidad

Análisis: Sony DSC-RX100 III

front

Parece que las grandes marcas han decidido apostar por las compactas de gama alta para librar la gran batalla por el liderazgo. Aunque todas cuentan con cámaras de gran calidad, lo curioso es que a veces las diferencias reales entre ellas no van más allá de un diseño algo más atractivo, un poco más de zoom o alguna mejora tecnológica poco significativa. La historia se repite con la nueva RX100 3 que, con algunos detalles y un par añadidos más, consigue destacarse del resto.

La discreta apariencia de esta pequeña compacta de 20,1 MP no da apenas pistas de su larga e impresionante lista de especificaciones. Equipada con un sensor de gran tamaño BSI-CMOS Exmor R retroiluminado de 13,2 x 8,8 mm, esta compacta monta un excelente objetivo Zeiss Vario-Sonnar T de 24-70 mm que cuenta con una luminosidad de f1,8-2,8. Solo con eso ya estaría situada, al menos sobre el papel, en la élite de las compactas, pero aún falta sumarle el procesador BIONZ X, la pantalla de 3″ abatible y extrafina de 1.228.800 puntos, el anillo frontal programable, la conectividad Wi-Fi y NFC y un largo etcétera de características. Pero lo más destacable sin ninguna duda es la incorporación del visor electrónico Tru-Finder OLED de 1.440.000 puntos que destaca por su alta calidad. Este importante detalle, del que no pueden presumir muchas compactas, ya justifica esos euros de más que cuesta la RX100 III, pero no hay duda de que esos 849 € juegan en su contra. Al margen de ese tema, las posibilidades de este modelo son excepcionales, ofreciendo unas fotos a las que es difícil encontrarles algún problema. Rinde de forma excelente incluso en condiciones de baja iluminación, si bien es cierto que el sistema de enfoque afecta negativamente al rendimiento general.

Este modelo ofrece un rendimiento fotográfico excepcional en manos expertas, que por otro lado, dado su precio, serán sus potenciales usuarios. La construcción es buena tanto en los materiales como en el acabado y, en general, transmite sensación de robustez y gran durabilidad. No es una cámara especialmente atractiva, pero su diseño resulta muy práctico y permite un buen manejo.

Aunque su oferta de modos es casi la misma que la de cualquier réflex, cuenta con tres celdas para guardar nuestros propios ajustes. Respecto al vídeo, la RX100 III graba en AVCHD y XAVC S, la variante de consumo del formato XAVC profesional, que es Full HD a 60 o 50p, con una tasa de bits de 50 Mbps y sonido en formato PCM lineal. Con un gran sistema de estabilización, tiene además unos niveles de ruido muy aceptables al utilizar ISOS altos. Otro apartado fuerte son las ráfagas de 10 fotografías por segundo.

Puntuación Desglose


Características
10
Diseño/Manejo
10
Rendimiento
10
Calidad/precio
8

Opinamos…

Una compacta de mucha calidad, muy bien diseñada y sin apenas defectos. Con algo más de zoom y un precio más contenido estaríamos ante un modelo compacto cercano a la perfección.
9.5
Puntuación total



No hay comentarios

Añadir más