publicidad

Análisis: Canon 100-400 MM F4.5-5.6 L IS II USM

canon 100-400

Dentro de esa lenta pero constante renovación de su catálogo de ópticas de gama alta, Canon presenta este nuevo 100-400 mm f/4.5-5.6 L IS II USM, un teleobjetivo de alto rendimiento ideal para disciplinas tan exigentes como la fotografía deportiva o la de naturaleza. Su antecesor, que no era uno de los mejores “L” ni tampoco de los más antiguos, era el candidato ideal para una renovación y está se ha apoyado en dos aspectos claves: la mejora substancial de la estabilización de imagen y el abandono del  sistema de fuelle para el control de la distancia focal.

Al no ganar en luminosidad, ya que sigue siendo un f/4.5-5.6, estaban obligados a confiarlo todo a un sistema de estabilización más eficaz y, en este caso, capaz de ofrecer una mejora equivalente a 4 pasos, algo fundamental en las focales más largas.

Como otros grandes zoom de Canon cuenta con tres modos diferenciados de IS, pensados para adaptarse a las condiciones de disparo más habituales en diversos tipos de acción. También llama la atención su motor ultrasónico por su precisión, fiabilidad y, sobre todo, su bajísima sonoridad, algo que alegrará a los amantes de la fotografía de naturaleza.

En cuanto al segundo aspecto, las mejoras en el manejo, la substitución del zoom de fuelle por el sistema más tradicional de tambor es un acierto y cuenta además con el añadido de que permite personalizar el control de zoom, así como fijarlo en una distancia determinada. Aunque con sus 1.640 gramos sea algo más pesado que su antecesor, al no desplegarse la sensación es que gana mucho en manejabilidad y resulta mucho más compacto.

Todas esas cuestiones favorecen también una construcción más robusta y, sobre todo, una mejor estanqueidad al polvo y la humedad. Formado por una estructura de 21 elementos que combina lentes de fluorita y de Súper Ultra Baja Dispersión (Super UD), y un nuevo revestimiento Air Sphere Coating (ASC), es el teleobjetivo más evolucionado de la última generación.

El nuevo revestimiento antirreflejos se compone de pequeñas nanopartículas de aire encapsulado, que crean una capa con un índice de refracción muy bajo, para reducir el velo óptico y las luces parásitas visibles.

Como objetivo es una máquina veloz y precisa, y su rendimiento está a la altura de grandes ópticas como el EF 70-200 mm. La calidad de las imágenes que capta es simplemente espectacular y lo es incluso en las condiciones más exigentes, punto donde quizá más flaqueaba su antecesor. Es capaz de captar a la perfección imágenes en plena acción con una definición extrema, sin distorsiones cromáticas y con unos colores siempre impecables.

Puntuación Desglose


Características
10
Construcción
10
Calidad de imagen
10
Calidad/precio
7

Opinamos…

La conclusión es sencilla: El nuevo 100-400 mm de Canon es lo que cualquier fotógrafo de acción y naturaleza siempre habría soñado.
9.3
Puntuación total



No hay comentarios

Añadir más