publicidad

FP59 de SilverStone

FP59 frontal_A

La empresa tras este producto ofrece un amplio abanico de dispositivos como fuentes de alimentación o unidades ópticas, entre otros muchos, y con el FP59 viene a reafirmar su apuesta por ofrecer un módulo que integre de forma óptima varias de las características más demandadas para quienes deseen sacarle el máximo partido a sus tarjetas de memoria y dispositivos USB. Así se actualiza con respecto al modelo anterior, el FP56, lanzado hace un par de años, que ya hizo gala de muchas virtudes.

En resumidas cuentas implementa un lector multitarjetas, cuatro puertos USB con control de voltaje y amperaje, y un regulador de velocidad para un ventilador.

Por lo pronto, para dejar muy claro su propósito, la sólida caja de cartón en el que se entrega revela sus principales características, combinando un acertado apartado de especificaciones técnicas con imágenes que ilustran de forma clara y concisa cómo hay que utilizar el panel.

Caja_A

Los accesorios que lo acompañan consisten en un cable adaptador de alimentación Molex a Floppy, un cable con dos conectores USB, junto con cuatro tornillos que asegurar una instalación firme en el caso de que el equipo en el que se vaya a instalar no disponga de bahías ToolLess (sin herramientas).

En cuanto al frontal, dispone de ranuras para tarjetas de memoria cuyas posibilidades ofrecen poca discusión. Así, se abre a casi todos los formatos disponibles en el mercado como SD, Micro SD, MS Duo, MMC micro o xD, entre otros muchos. Los zócalos se sitúan en la parte superior izquierda, y se distribuyen en cinco formatos. Puede que de inicio esto no destaque demasiado, hasta que descubrimos que son compatibles con USB 3.1. Una excelente noticia para quienes manejen grandes cantidades de datos como vídeos o fotos, y más con los dispositivos modernos que ya permiten capturarlos en modo RAW (que destaca por ocupar mucho más espacio).

Un poco más abajo se encuentran las cuatro ranuras para conectar dispositivos USB. Los dos primeros son de tipo A, el tercero de tipo C, y el cuarto está reservado para realizar cargas rápidas de terminales como teléfonos móviles o tabletas, para lo cual alimentan a 5 V y 2 A. Los tres primeros son puertos USB 3.1 Gen 1 que ofrecen unos magníficos ratios de transferencia de hasta 5 Gbps.

fp59-11_A

Se ha habilitado un display o pantalla de segmentos, de aspecto clásico (“retro” nos atreveríamos a decir) que ofrece información sobre el voltaje y el amperaje en tiempo real, con una sensibilidad de 0,1 V y 0,1 A. Desde aquí es posible conocer el estado de la alimentación de los distintos conectores, alternando entre ellos gracias a un botón situado en su parte inferior. Para algunos esto puede resultar bastante útil, ya que posibilitará descubrir la energía que demanda el dispositivo que esté conectado en cada uno de los puertos USB (y por ejemplo, detectar si el cable de conexión del móvil o tableta funciona y carga tan bien como el primer día, ya que como todo en esta vida, con el tiempo se degradan y pierden capacidad). Pero también hay que decir que estaremos condenados a ver siempre “algo”, ya que la pantalla no se puede apagar.

A todo esto hay que sumar a la derecha un controlador en forma de deslizador con el que alterar la velocidad de un ventilador (permite regular cualquier modelo). De este modo será posible aumentar su intensidad en el caso de que se fuerce el PF59 al máximo. Ahora bien, para los más exigentes habilitar más de un ventilador hubiera sido una aportación interesante, aunque tal vez la cantidad de usuarios que realmente le sacaran partido haya hecho que no se justifique su implementación en este modelo.

En la zona posterior se disponen dos puertos USB de conexión a la placa base (uno dedicado al lector de tarjeta y otro para los puertos USB), un conector tipo floppy para la alimentación y un típico conector de tres pines para el ventilador. Gracias a la guía que ofrece la caja del producto y las instrucciones incluidas, resulta muy sencillo conectar los cables y encajar el dispositivo en la bahía.

FP59 trasera_A

En resumidas cuentas ofrece una amplia variedad de lectores de tarjetas (habrá quien piense que incluso demasiados) y varios puertos USB, muy bien distribuidos por su superficie, brindando en todos los casos unas altas tasas de transferencia. Y no hay que olvidar que el protocolo USB 3.1 está presente incluso en el lector de tarjetas, algo que no es tan fácil encontrar en el mercado, y que lo convertirá en una excelente alternativa para quienes deseen poder trabajar de forma más ágil con grandes cantidades de información.

Esta unidad tiene un precio de 44,95 €.

Puntuación Desglose


Características
9
Diseño/Manejo
9
Rendimiento
9
Calidad/precio
9

Opinamos…

SilverStone ha conseguido un producto versátil y de gran rendimiento, que encaja como un guante en bahías de 5,25. Presenta un diseño atractivo y elegante, a la vez que robusto y práctico (los conectores y zócalos están perfectamente distribuidos a lo largo del frontal, respetando unas distancias que facilitan su uso). Un todo en uno que ha sido diseñado a conciencia para ser sobre todo útil.
9
Puntuación total



No hay comentarios

Añadir más