publicidad

Irix 150 mm f/2.8 Macro 1:1 Dragonfly

1

Irix regresa con una nueva óptica macro

Irix apareció recientemente en el sector de los objetivos con dos grandes angulares full-frame de 11 y 15 mm, y ambos lograron buenos resultados en las pruebas. Tras triunfar en el ámbito gran angular, la empresa irrumpe ahora en el mercado macro con su nuevo modelo de 150 mm f/2.8 Dragonfly. En lo que respecta a objetivos macro, 150 mm es una longitud focal relativamente larga, pero resulta ideal para captar sujetos vivos como insectos. Su relación de aumento de 1:1 hace que el sujeto quede reproducido en el sensor de imagen con el mismo tamaño que tiene en realidad, lo cual permite conseguir imágenes amplias y detalladas desde cierta distancia, y reduce las probabilidades de ser detectado o incluso de arrojar una sombra con la cámara.

2

Dado que las ópticas macro de fotograma completo de Canon y Nikon suelen tener una distancia focal máxima de 105 mm (el antiguo Nikon AF Micro-Nikkor 200 mm f/4D ha sido la excepción), el principal rival del Dragonfly es el Sigma APO MACRO 150 mm F2.8 EX DG OS HSM, si bien este último cuesta mucho más.

DISEÑO Y MANEJO

El Dragonfly adopta un diseño parecido a anteriores ópticas de Irix como por ejemplo su propuesta de 15 mm f/2.4 Blackstone. El cuerpo está hecho de aleación de magnesio, con letras impresas que indican el factor de aumento y la distancia de enfoque en metros y pies. El anillo de enfoque recubierto de goma ofrece una buena sujeción y posee un recorrido de 270 grados que teóricamente debería facilitar los pequeños ajustes, pero en la práctica vimos que resultaba un poco irregular para ello. Delante de este anillo hay otro de bloqueo de enfoque que evita que el primero pueda moverse por error. Curiosamente para un objetivo macro, el Dragonfly ofrece sellos herméticos con cinco juntas de protección a lo largo del tubo, y este detalle lo vuelve incluso más apto para la fotografía de insectos al aire libre.

3

Irix no ha escatimado en calidad óptica, ya que la trayectoria de este modelo incluye doce elementos dispuestos en nueve grupos. Entre ellos figuran tres elementos Super-Low Dispersion ED y cuatro con alto índice de refracción. Por su parte, el diafragma de once hojas proporciona un bokeh suave. A pesar de tener unas dimensiones bastante compactas de 87 x 135 mm y un razonable peso de 840 g, Irix ha incluido un anillo para trípode que resulta muy útil, ya que una cámara bien equilibrada es fundamental para lograr la máxima nitidez posible, y además permite cambiar fácilmente entre orientación vertical y horizontal.

4

Aunque sólo ofrece enfoque manual, el Dragonfly posee todos los contactos eléctricos necesarios para transmitir a la cámara información de exposición, apertura y EXIF. Si buscas un objetivo macro con buenas características técnicas y una distancia focal superior a la media para captar sujetos que se espantan enseguida como por ejemplo insectos, este modelo es estupendo… siempre que puedas prescindir del enfoque automático.

RESULTADOS DE LAS PRUEBAS

Nitidez

Al tratarse de una óptica de enfoque manual, hace falta buen ojo y un pulso muy firme para ajustar el anillo de enfoque en el punto apropiado. Pero, si se tiene éxito, producirá una buena nitidez central desde completamente abierto hasta f/8. Sin embargo, en un objetivo de focal fija de calidad hubiésemos esperado que sobrepasase una puntuación de 2000. La nitidez es algo menos destacable en los extremos, pero resulta bastante correcta en todo el rango de apertura.

Aberración

Se produce aberración cromática en todas las opciones de apertura, pero ésta es bastante reducida y no se detecta fácilmente en las imágenes. Las cifras de la tabla corresponden a las esquinas del encuadre, que es donde más aberración se produce, pero sin embargo el Dragonfly logró un buen resultado.

Distorsión

Esta óptica produce una distorsión en corsé muy ligera que no se apreciará en las imágenes corrientes.

 ESPECIFICACIONES

Montura: Canon EF, Nikon F, Pentax K

Distancia focal: 150 mm

Apertura máxima: f/2.8

Apertura mínima: f/32

Campo de visión: 16 grados (diagonal)

Enfoque mínimo: 0,345 m

Rotación del anillo de enfoque: 270 grados

Relación de aumento: 1:1

Hojas diafragma: 11

Trayectoria óptica: 12 elementos en 9 grupos

Sellado hermético:

Parasol: Incluido

Anillo para trípode: Incluido

Tamaño filtro: 77 mm

Peso: 840 g

Dimensiones: 87  x 135 mm (sin anillo para trípode ni parasol)

Precio: 594,99 €

VALORACIÓN

Los grandes angulares de Irix nos gustaron mucho, y es grato comprobar que este Dragonfly de 150 mm también hace gala de esa misma calidad. Aunque la ausencia de enfoque automático pueda parecer un problema, el ámbito pausado de la fotografía macro se presta sin duda al enfoque manual. Si el anillo de enfoque tuviese un recorrido algo mayor al girarlo, aún resultaría más grato trabajar con él.

Al igual que en cualquier óptica de enfoque manual, el máximo rendimiento óptico depende en gran medida del usuario, pero en las manos apropiadas este Dragonfly es capaz de proporcionar una magnífica calidad de imagen. La nitidez se revela alta, y las distorsiones y aberraciones no resultan problemáticas en el terreno práctico.

Si a ello se suma un precio bastante asequible, un peso reducido y sellos herméticos en comparación con su rival Sigma 150 mm APO Macro, queda claro que Irix ha vuelto a dar en la diana… siempre y cuando no te importe trabajar en modo manual.

Puntuación Desglose


Características
8
Diseño/Manejo
8
Rendimiento
9
Calidad/precio
9

Opinamos…

Si buscas un objetivo macro con buenas características técnicas y una distancia focal superior a la media para captar sujetos que se espantan enseguida como por ejemplo insectos, este modelo es estupendo... siempre que puedas prescindir del enfoque automático.
8.5
Puntuación total

Las cosas buenas

  • Estupenda calidad de fabricación
  • Precio interesante
  • Buena calidad de imagen

Las cosas malas

  • Algunos considerarán muy larga la distancia focal
  • El anillo de enfoque es demasiado sensible



No hay comentarios

Añadir más