publicidad

Análisis: Olympus Stylus SH-1

stylus_sh1

En principio, comparar una cámara de 350 euros con un juguete es algo que no suena demasiado bien, pero resulta que ese símil es perfecto para definir a una compacta tan creativa y fácil de manejar como la Olympus Stylus SH1.

Pequeña, y con un diseño muy atractivo, está capacitada para enfrentarse a casi cualquier situación y, lo más importante, para hacernos disfrutar desde el primer disparo sin que importen nuestros conocimientos fotográficos. Puede que su calidad fotográfica no alcance a la de otras grandes compactas, pero como cámara todoterreno de bolsillo se postula como una excelente opción por su tremendo objetivo de 25-600 mm, y su gran rendimiento general. Sus posibles defectos, como el sensor CMOS de 1/2,3″, una óptica no muy luminosa (f3.0-6.9) o una pantalla táctil nada espectacular, acaban por pasar a un segundo plano en cuanto la SH1 entra en acción y demuestra que puede hacerse con todo. Es una cámara ágil y rápida que aprovecha todo lo que puede ofrecer su excelente sistema estabilizador de cinco ejes y su potente procesador TruePic VII. Con ambos elementos se asegura una ráfaga de 11 fps o la estabilidad necesaria para grabar vídeo en formato 1080p a 60 imágenes por segundo.

El diseño tiene un decidido aire retro, pero es atractivo y tan inteligente y estudiado como para lograr un manejo excelente aún con los mínimos botones. En cuanto a la calidad de las fotografías, está es bastante buena para una compacta y por encima de la media en muchos aspectos. Es bastante fiable en las mediciones  y en los análisis de la luz, aunque en interior a veces peca por exceso y tiende a sobreexponer demasiado para asegurar la foto.

Todo diversión
Una vez que aceptamos que no cuenta con la posibilidad de tomar las fotografías en formato RAW (algo a lo que muchos aficionados no estarán dispuestos a renunciar, y que es el gran inconveniente de una cámara tan interesante, estaremos listos para disfrutar de su amplia oferta de modos, escenas y modalidades artísticas. Aunque como toda buena compacta su fuerte está en los modos automáticos, que copan buena parte de su amplia oferta, la SH1 ofrece un manejo veloz y un rendimiento excelente en la modalidad manual. Es una cámara que se disfruta desde el primer instante y sus escenas y filtros artísticos cubren todo el abanico de posibilidades, proporcionando resultados atractivos. Además de las fotos de siempre, permite lograr fotos impactantes como las simetrías que se pueden conseguir con su modo reflejo. Ese plus de diversión y de fantasía son la guinda para una compacta que, aunque no sea la mejor del mercado, funciona muy bien y es una excelente opción para viajar ligero de equipaje.

Javier Bautista

Puntuación Desglose


Características
8
Calidad de imagen
8
Construcción
8
Calidad/precio
10

Opinamos…

Una compacta todoterreno muy actual, de lo más competente y con un enorme alcance. Pequeña, muy fácil de manejar y efectiva, es capaz de satisfacer a cualquier tipo de usuario, y no es cara.
8.5
Puntuación total



No hay comentarios

Añadir más