publicidad

DJI lanza su nuevo dron, el Spark

DJI Spark Ocean_A

El mundo de los drones evoluciona a pasos de gigante, tanto en el ámbito industrial como en el del ocio. En este último, el campo de la fotografía está siendo un revulsivo que apuntala su crecimiento, a la vez que incentiva a las empresas a buscar nuevas formas de explotarlo. Un buen ejemplo de ello es el DJI Spark, el primer dron que emplea su cámara para que los usuarios lo controlen mediante gestos de la mano, por lo que incluso las personas que nunca han pilotado uno pueden manejarlo sin complicaciones (aunque también pueden hacerlo con un control remoto o un dispositivo móvil). Así, una vez que el Spark despega, lo hace también directamente desde la mano del usuario, entra automáticamente en modo Gesture, que cuenta con control avanzado por gestos, permitiendo darle órdenes con movimientos de la mano: enviar al Spark arriba y lejos, hacer un selfie, o pedir que vuelva.

DJI Spark Family Bike Ride_A

El Spark integra una cámara con un sensor CMOS de 1/2.3″ que toma fotos de 12 MP y graba vídeo 1080p. Además cuenta con un estabilizador mecánico de 2 ejes y tecnología UltraSmooth que reducen drásticamente los temblores y la distorsión del obturador, obteniéndose imágenes nítidas y sin trepidaciones. Además, incluye muchos modos destinados a obtener buenas imágenes, como el Pano, en el que la cámara crea panorámicas horizontales o verticales ajustando su estabilizador y orientación de forma automática, tomando una serie de fotos y juntándolas todas luego; y el ShallowFocus, que da un enfoque más agudo a una zona mientras que el resto de la imagen se suaviza, creando fotografías únicas con una pequeña profundidad de campo.

DJI Spark Lava Red - Side_A

También es muy interesante la nueva función inteligente QuickShot, que hace que el dron vuele según una trayectoria prefijada mientras graba un pequeño vídeo y mantiene al sujeto encuadrado. Este modo tiene cuatro opciones: Rocket, con la que el Spark ascenderá en vertical con la cámara apuntando hacia abajo; Dronie, en la que se alejará del objetivo al tiempo que se eleva; Circle, en la que orbitará alrededor de un objetivo; y Helix, en la que trazará un movimiento en espiral ascendente alrededor del objetivo. En cada una de ellas el Spark creará automáticamente un vídeo de 10 segundos listo para compartir en las redes sociales. Por su parte, con el modo ActiveTrack el dron reconocerá de forma automática un objetivo de la elección del piloto y lo seguirá, manteniéndolo en el centro del encuadre, para hacer la foto perfecta de cualquier sujeto en movimiento, y todo ello haciendo uso del un sistema de detección 3D gracias al cual evitará los obstáculos que pueda tener delante.

DJI Spark HandLaunch_A

Otra ventaja de este dron es que ha sido diseñado para un uso cotidiano y que se pueda llevar fácilmente a cualquier parte. Por eso su tamaño es reducido, cabe en casi cualquier bolso, y pesa solo 300 gramos, menos que una lata de refresco. Y también se ha primado la seguridad para que incluso los pilotos menos hábiles puedan emplearlo con tranquilidad. Así, el sistema FlightAutonomy, que integra la cámara principal, un sistema de visión orientado hacia abajo, un sistema de sensor 3D frontal, posicionamiento por satélite de doble banda (GPS y GLONASS), una unidad de medición inercial de alta precisión y 24 núcleos de computación, permite al Spark realizar vuelo estacionario con precisión con la asistencia del sistema de visión a una altura de hasta 30 metros y detectar obstáculos a una distancia de hasta 5 metros.

DJI Spark Beach_A

Además, el Spark puede volver a su punto de origen de forma autónoma (siempre que tenga suficiente señal de GPS), cosa que hace automáticamente si la batería llega a niveles demasiado bajos (tiene una autonomía de vuelo de unos 16 minutos), se pierde la conexión o se pulsa el botón de Retorno al punto de origen (RTH). Spark también incluye el sistema GEO o el geoperimetraje NFZ, que dan información actualizada de las zonas donde volar puede estar prohibido según la regulación local o donde puedan producirse riesgos o amenazas.

Spark estará disponible en cinco colores diferentes (Blanco Alpino, Azul Cielo, Verde Prado, Rojo Lava y Amarillo Amanecer) desde 599 €.


ACTUALIZACIÓN 5/6/2017 (por PEDRO ARRANZ)
– Hemos podido testear el Spark durante una breve prueba y estas son nuestras impresiones:

Se trata de un drone muy pequeño y ligero. Aunque los brazos no se pliegan, se puede llevar perfectamente en cualquier mochila tanto con los protectores puestos como sin ellos. El modo autónomo permite utilizarlo sin mando de control, pero es bastante limitado. Destaca por su facilidad de manejo, ya que basta con coger el dron entre los dedos, con la cámara mirando al frente, y pulsar dos veces el botón que se encuentra en la parte trasera. El dron se encenderá, reconocerá la cara de la persona que está frente a él, y comenzará a arrancar los motores. Cuando se note el empuje del dron hacia arriba, será el momento de soltar y el dron se quedará suspendido en el aire.

Clipboard01

Pulsando dos veces en el botón de la batería, el Spark se enciende, detecta la cara de la persona que lo está manejando, y empieza a volar.

El catálogo de acciones que el Spark puede realizar en modo autónomo es limitado: Con el brazo extendido en señal de “stop” hacemos que el dron se mueva siguiendo los movimientos del brazo (subir, bajar y moverse a derecha e izquierda). También podemos hacer que el Spark se aleje o se acerque, que nos tome un selfie, que nos siga mientras andamos o corremos, etcétera. Por último, si colocamos la palma de la mano debajo del spark, este la detecta y aterriza en ella, parando los motores al finalizar. En general todos estos gestos han funcionado bien durante la prueba, aunque en algunas ocasiones el Spark dejaba de renococer a la persona que lo estaba controlando. Esperemos que con futuras revisiones esto deje de ocurrir, ya que la prueba se ha realizado con un modelo preliminar.

Clipboard0123

Al colocar la mano bajo el dron, la cámara inferior del Spark la detecta y aterriza sobre ella.

Mucho más interesante es el manejo desde la app del móvil o desde el controlador opcional (muy similar al del Mavic Pro). El manejo se realiza como en cualquier otro dron, contando con las ayudas al vuelo típicas de los últimos productos de DJI. Pero además, Spark incluye varios modos Quickshot que permiten tomar fotos y vídeos profesionales sin que sea necesario tener una pericia especial en el manejo del dron. Entre ellos destacan:

  • Rocket: El dron se eleva con la cámara apuntando hacia abajo.
  • Dronie: Un espectacular modo en el que el Spark vuela hacia arriba y hacia atrás con la cámara fija en su objetivo.
  • Circle: Traza círculos alrededor del objetivo.
  • Helix: Traza una espiral mientras asciende volando.
Clipboard011

Aunque parezca lo contrario, no le está diciendo al Spark que pare o se aleje, si no que siga el movimiento de su mano.

Por supuesto, el manejo con el control remoto opcional es mucho más preciso que con la app móvil, marcando la diferencia sobre todo al utilizar el modo Sport, en el que se prescinde de las ayudas de vuelo y se requiere un control más fino. En este modo el Spark alcanza su máxima velocidad de 50 Km/h. En cambio en modo normal su vuelo es algo lento comprado con el Mavic Pro. Al preguntar a DJI, nos indicaron que ello se debe a que el sensor de obstáculos (que sólo está instalado en el frontal, al contrario que el Mavic Pro) es menos potente y por ello la velocidad del dron es limitada, ya que si no, no le daría tiempo a evitar el obstánculo a pesar de haberlo detectado.

Respecto a la calidad de imagen, lo cierto es que es muy buena, tomando fotografías de 12 megapíxeles y grabando vídeos FullHD. El gimbal, encargado de estabilizar la cámara, es de solo dos ejes, debiéndose realizar la estabilización del tercero mediante software. Su precio es de 599 €, caro si lo comparamos con otros drones del mercado, pero barato si tenemos en cuenta que hablamos de un cuadricóptero de gama alta muy bien construido y con un manejo y un software adicional con multitud de posibilidades. Su mayor punto en contra es su batería, con una duración de unos 15 minutos.

DCIM/100MEDIA/DJI_0711.JPG

Fotografía tomada con DJI Spark.

 




No hay comentarios

Añadir más